domingo, 17 de septiembre de 2017

Bye bye Germany



De un tiempo a esta parte estamos siendo invadidos por estrenos en los que la Segunda Guerra Mundial y el nazismo son protagonistas. Es decir, películas con aspiraciones historiográficas, acaso orientadas a revisar, recordar, analizar, advertir, etcétera. Sin embargo, Bye Bye Germany nos cuenta una historia muy interesante, un tanto colateral. Se trata de la vida que un grupo de ciudadanos alemanes judíos intentan emprender. Estamos justo con la Segunda Guerra Mundial recién acabada. Quieren irse a América, a iniciar una nueva vida, lejos de aquellos escenarios de guerra, miseria y persecución. Sin embargo, para emprender el viaje necesitan dinero. Y para hacer dinero, qué mejor que comerciar con mercancías apreciadas por la población, como, en el caso de la película, ropa doméstica. En consecuencia, vemos al grupo apañárselas para acercarse a las amas de casa, para convencerlas de lo bueno que es comprar esos tejidos tan útiles y bonitos, y tan faltados por razones de la guerra. 

Bye bye Germany cuenta con un protagonista de lujo, el que da vida al personaje principal, un hombre llamado David Berman, que es el más avispado y ambicioso del grupo. Tan avispado es que en diversos flash back lo vemos en el campo de concentración explicando chistes a la oficialidad nazi. Tal es su talento que un oficial lo ficha para que le cuente chistes a Hitler. Ello lleva a nuestro protagonista a que, una vez situado en el presente, sea investigado por una oficial del ejército aliado, que en esos momentos post-guerra actúa como fiscal que trata de depurar y escrutar sobre sospechosos, tanto alemanes que han sido nazis como, y aquí está nuestro personaje, judíos supuestamente colaboracionistas. 

Me ha gustado mucho Bye bye Germany. Está muy bien tramada, explicada, narrada. El desenlace, que se ve venir desde buen principio, no deja de sorprender. Me estoy refiriendo a la relación entre la fiscal que investiga y el astuto judío investigado.

Una película para disfrutar.

A War



A War se desarrolla en dos escenarios que se alternan. Por un lado, Afganistán; por el otro, Dinamarca. En Afganistán hay en marcha una guerra contra los talibanes. El ejército multinacional intenta compatibilizar las acciones de guerra con las acciones humanitarias. En concreto, el ejército danés y sus acciones son protagonistas. Vemos en A War a un grupo de militares daneses comandados por un oficial. Este oficial, que tiene a su familia viviendo en Dinamarca, es el protagonista de esta buena película. El actor que lo encarna se llama Pilou Asbaek. Y lo que encarna es la soledad, aún estando continuamente acompañado. Está solo ante sus compañeros; está solo ante su familia; está solo ante sí mismo. Vayamos por partes.

El personaje principal, interpretado por el actor antes mencionado, es el responsable del grupo danés que está en Afganistán. Se trata de una guerra en la que la tecnología es importante: tecnología para disparar, tecnología para fiscalizar las propias acciones. Además de tecnología, tenemos la burocracia, los tribunales, los abogados, los protocolos. Se trata de un tiempo, el de las guerras actuales, en el que se registra todo, se escruta todo, incluyendo lo que las cámaras de video y de sonido de los cascos van recogiendo. Es decir, nuestro protagonista comete un error, o algo que algunos quieren que sea un error, y a partir de aquí lo que va ocurriendo es la espiral de acoso que el sistema ejerce sobre el comandante. Por otro lado, la familia también presiona, pide, etcétera, para evitar que el papá y marido sea encarcelado por haber atacado una vivienda que, según el tribunal que luego le juzgará, no debería haber sido atacada. El comandante vive en un dilema moral. Una de sus acciones ha tenido consecuencias indeseadas, como acabo de indicar. Sin embargo, no se doblegará ante la verdad y mantendrá su honestidad a costa de su propia comodidad. Está solo, solo ante su familia, ante sus propios compañeros, ante la maquinaria burocrática, ante los protocolos del ejército, ante sí mismo. De hecho, la escena final, con el caso ya resuelto, es la que mejor describe la situación.

Dejando de lado alguna trampa en el guión, necesaria para que todo cuadre, A War es muy buena película, está bien dirigida, el ritmo está muy calibrado y todo se desarrolla con sumo respeto. La actuación es tan sobresaliente como el resultado final.

Además, cuenta con elementos para un debate posterior, como, por ejemplo, la acción de los fiscales y del aparato judicial. De ahí podemos deducir que a ellos les interesa más ganar un caso, a costa de lo que haga falta, que servir a intereses más amplios. También, y en forma de guinda, es de interés contemplar la ayuda que nuestro protagonista recibe sin haberla pedido. Y esta ayuda se la da un compañero barbudo. Y no les contaré más, pero este hecho, el de la ayuda inesperada del compañero y el de la soledad del comandante forman la cuerda tensa en que se desarrolla A War.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Psicótico y anti-Psicótico (I)

Lo psicótico y lo anti-psicótico.
Una aproximación al diálogo entre los principios de expansión y contracción.


El humano tiene una mente imaginativa, que a menudo se proyecta sobre objetos externos, situaciones sociales, expectativas de futuro, utopías, quimeras e ilusiones relativas a un mundo mejor. Si el humano es así, también lo son los grupos, las comunidades, la cultura, los países.

Los países pasan por fases psicóticas, y la economía, con sus ciclos, así lo refleja. Lo bueno del caso es que lo psicótico se contagia hasta parecer que puede proliferar ilimitadamente. Es en momentos así que los humanos nos sentimos dioses. Sin embargo, si existe lo psicótico, lo cual es parte de la naturaleza humana, también existe lo anti-psicótico, que viene a ser la acción desde el reverso de la moneda. 

Como indiqué, afecta tanto a la individualidad como a lo colectivo. También afecta a la historia, en la que hay fases psicóticas y fases anti-psicóticas. Una muestra de lo anti-psicótico la vemos, por ejemplo, en la crisis financiera de estos últimos años. O en situaciones de guerra, pues se destruyen las ilusiones de miles de personas.

Para una persona, lo psicótico sobreviene cuando se enamora de alguien. Por contra, lo anti-psicótico entra en acción cuando descubre que después del enamoramiento ha dejado de haber lo que creía que había.

En Astrología, lo psicótico está representado por Júpiter, Neptuno y Luna. Y lo anti-psicótico, por Saturno, Marte y Plutón.

Un ejemplo cercano lo podemos observar en el curso del ciclo de 20 años, especialmente en el iniciado en el año 2.000 coincidiendo con la última conjunción entre Júpiter y Saturno. La primera mitad del ciclo es claramente psicótica; la segunda, en cambio, anti-psicótica. En el año 2.000, cuando tuvimos esa conjunción, se inició una fase psicótica en forma de expansión y especulación financiera. Esta fase concluyó con la oposición entre Júpiter y Saturno, acaecida en la mitad del ciclo, y que inauguró la fase anti-psicótica, en la que aún estamos, hasta el 2020, momento en el que se inicia un nuevo ciclo.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Cáncer terminal: 2010-2020

Durante estas últimas semanas he estado leyendo un libro de Rubén Juste. Trata sobre el Ibex 35. Está muy bien escrito y ofrece una perspectiva muy ajustada acerca de cómo funcionan ciertos negocios, especialmente los ligados a las instituciones del estado español y a las empresas, hoy privatizadas, que en un principio fueron creadas con capital público. Es decir,  trata de cómo las élites españolas se han estado perpetuando siguiendo un mismo modelo. Este modelo es sucesor directo del sistema caciquil que ha predominado a lo largo de la historia. Por hacerlo corto, vemos hoy que los gobernantes españoles y las empresas del Ibex 35 van de la mano. Es capitalismo de estado y de las empresas beneficiarias del BOE.
Bueno, más que ser capitalismo de estado, lo fue, pues en el 2010 estas empresas empiezan a ser vendidas a fondos de inversión. Para poderlo comprender habría que remontarse a la época de Franco, a partir del Plan de Estabilización de 1959, que sirvió para crear grandes empresas que pudieran competir en Europa. Como no había empresas grandes, tuvieron que ser creadas desde el mismo estado. Podríamos decir que en época de Franco, y en concreto a partir de 1959, se crean las clases medias, consecuencia de la entrada de España en el modelo capitalista , fundamental en cualquier proyecto de país. Este mismo proyecto fue luego aplicado por Felipe González y José María Aznar. Hasta los gobiernos de Aznar hubo proyecto de país, que giraba siempre en torno a la existencia de una clase media fuerte. Sin embargo, cuando llega Zapatero, coincidiendo con la crisis y los recortes, la clase media se ve disminuida y, con ello, la posibilidad de que en España pueda haber un nuevo proyecto de país, al menos no con la actual clase dirigente. Además, encontramos hoy que la precarización laboral va a impedir la reconstrucción de esa clase media, hoy muy disminuida. 

Sin embargo, el año clave fue el 2010, año en que, según cuenta Rubén en su recomendable libro, los fondos de inversión internacionales ponen sus manos en las empresas españolas, muchas de ellas creadas durante el franquismo con mucha parte de capital público (o avalado por el estado). Esto que les acabo de decir supone que el centro de decisiones que afectan a la economía española no está en España sino en las oficinas de esos fondos de inversión internacionales.

Si leen el libro, y en paralelo ven un documental sobre los escándalos económicos del franquismo, verán que todo se repite hasta la nausea. Lo que ocurría a resultas de la aplicación del Plan de 1959 (privilegios, enchufismo, corrupción, etcétera) es lo mismo que ocurre ahora. Y si ocurre ahora y durante el franquismo es porque ya venía sucediendo desde tiempo inmemorial. Y si nos ponemos a comparar, el fin del Imperio Romano discurrió igual que ahora discurre todo en la España institucional.

De aquí deduzco que España, al menos en cuanto a su élite dirigente, heredera de los modos de hacer del franquismo, está en la fase terminal de un cáncer que rebrotó irreversiblemente a partir del 2010. Esta fase terminal concluirá en el 2020, momento en el que un nuevo país deberá ser refundado.

Una curiosidad relacionada es el ciclo de 61 años, que median entre la guerra de Cuba (1898) y el susodicho Plan de Estabilización (1959). Los mismos 61 son los que median entre 1959 y el 2020, año que es final y principio. Es eso que digo que estamos en las últimas de una etapa histórica larga.

lunes, 21 de agosto de 2017

Los huevos de Larry Fink

1959-2010: Los huevos de Larry Fink.
¿Qué sucedió en el 2010 que se nos pasó por alto?


¿Qué pasó en el 2010 en España que nos cuenta tanto relacionar?
Vayamos por partes...

En 1959 España entra en el capitalismo (es un decir), mediante el Plan de Estabilización. Este hecho marca el final de un ciclo iniciado en 1898. Hasta ese momento (y desde mucho antes), la economía española era caciquil, terrateniente y oligárquica. De ello escribió Joaquín Costa en un libro de referencia llamado "Oligarquía y Caciquismo". Como en España no había empresas grandes que pudieran competir en el nuevo orden surgido de la 2a. Guerra Mundial, el Estado español se convierte en empresario, creando empresas de embergadura con fondos públicos y con una parte de accionariado privado (en algunos casos). Parecía que el caciquismo podría empezar a desaparecer. Sin embargo, la entrada de España en el mercado común no redujo el nivel de caciquismo sino que, más bien, éste se adaptó a los nuevos tiempos. Es decir, desde 1959 hasta el 2010 España ha parecido que se hacía capitalista, cuando en realidad el caciquismo anterior se transmutó en un neo-caciquismo. Podríamos hablar de un capitalismo de estado con intervención de manos que le mecen la cuna, todas ellas herederas de la mentalidad caciquil anterior. Las mismas familias que dominaban la economía española desde antes de Franco siguen hoy en los consejos de administración de grandes empresas, entre ellas las que forman el Ibex 35. Una plutocracia, que se dice.

El Plan de Estabilización de 1959 coincide con la inauguración de sendas escuelas de negocios: Esade (fundada por jesuitas) y el Iese (fundada por el Opus Dei). Mucho se dice de la interacción e influencia de estas dos órdenes en el mundo financiero, económico, político y empresarial. Ya es casual que hayan fundado sus respectivas escuelas de negocio (las antes citadas) coincidiendo en el tiempo. ¿Será que una misma mano mece ambas cunas?

Más adelante, ya después de la transición, se funda el Ibex 35, grupo formado por las 35 mayores empresas del país. Recordemos que estas empresas estaban siendo privatizadas desde la década anterior. Cosa de los gobiernos de Felipe González. Luego vino José María Aznar y siguió con ello. Hay que decir que, nos guste o no, Franco, Felipe González y José María Aznar tenían un proyecto de país basado en la existencia y prosperidad de las clases medias. Es con la llegada de Zapatero que en España se desdibujan todos los proyectos de país y, con ello, el aumento de la desigualdad. Ello tiene una explicación.

Estos proyectos de país eran posibles porque se estaba construyendo una economía, que es como decir que tener soberanía económica es lo que hace que un país pueda tener proyecto social y soberanía política. Es decir, la economía española es nacional si las élites están cohesionadas en torno al proyecto encabezado por el presidente de turno. No hay soberanía si no hay economía propia. Y sin esto, no puede haber ni proyecto ni horizonte al que dirigirse. Esto es justo lo que ha sucedido durante los últimos años, a partir de la escalada de crisis que nos ha venido arrasando desde el 2008.

Con la llegada de la crisis, las empresas que forman el Ibex 35, gran parte de ellas creadas por el estado, ahora ya en manos privadas, empiezan a ser rescatadas a base de créditos. Estos créditos proceden de fondos de inversión como, por ejemplo, Black Rock, o Cerberus. Es Black Rock, a través de su CEO, Larry Fink, quien tiene puestos sus huevos en la mitad de empresas del Ibex 35. Ello comporta que el destino de la economía española ha sido dejado a la deriva por sus élites, pues algunos de sus miembros se han reciclado como comisionistas, conseguidores, mediadores y correveidiles de estos fondos de inversión. Es decir, el capital se ha hecho apátrida... y que cada cual recoja sus muebles.

Diciéndolo con otras palabras: la consecuencia de la venta de la economía en trozos es que los presidentes del gobierno español no pueden plantear proyectos para el país. Y por eso pasa lo que pasa.

El otro hecho al que quiero referirme tiene relación con el proceso catalán. Durante el gobierno Zapatero se planteó una reforma del estatuto de autonomía de Catalunya que acabó siendo una estafa a la vista de todos. Zapatero prometió y Zapatero traicionó. La traición vino con la sentencia adversa del Tribunal Constitucional del 2010. La consecuencia es un aumento del independentismo, en proporción a las promesas no cumplidas.

Entonces, habiendo dicho lo dicho, me pregunto:
¿Puede haber relación de efecto-causa entre la sentencia del Tribunal Constitucional y la entrada de los fondos de inversión, muy bien dispuestos a comerse el pastel de la economía española?
Recordemos que ambas cosas suceden en el 2010. Sospecho que alguna relación debe haber. Si alguien sabe, que nos ilustre, por favor.

domingo, 20 de agosto de 2017

1999-2017: Eclipse, soberanía y memoria

Los Eclipses de Sol en Leo y el arte de cortar(se) la cabeza.

Los eclipses generan una marca. Podemos ver en ellos pistas o avisos acerca de por dónde va a ir el mundo. Por ejemplo, en el caso de los eclipses de Sol en signo de Leo la pregunta que podría plantearse es: ¿qué dirección quiero llevar a partir de este momento? La decisión que cada cual esté tomando dará consecuencias durante 18 años. Es posible que haya personas, leyendo este mensaje, que recuerden el año último en que ocurrió un eclipse de Sol en signo de Leo. Fue en 1999. Si revisamos finamente sobre qué asuntos tomamos decisiones en 1999 , podríamos comprobar que éstas han estado generando consecuencias muy perceptibles aún a día de hoy. Es decir, en relación a lo acontecido en nuestras vidas en 1999, y más si venía acompañado por decisiones soberanas, vemos que la influencia sobre nuestras vidas está siendo determinante.

En los aspectos mundanos, un eclipse de Sol en Leo afecta a la autoridad y al poder. Como es un eclipse, la consecuencia inmediata es que las personas que ostentan autoridad son puestas en duda. Por lo tanto, crisis en la gobernanza, crisis en la confianza y crisis en determinado modelo de autoridad o poder. En la medida en que el poder ocupa el lugar más alto, la pirámide social se remueve toda entera. Las personas se sienten inseguras y ponen en crítica todo aquello que deja de generar confianza. Esto puede pasar en el escenario político, en el escenario personal y en cualquier otro ámbito en el que haya una jerarquía.

Un eclipse de Sol en Leo suele comportar que al líder se le corta la cabeza, o se la corta él mismo. Vamos a ver unos ejemplos. Teniendo en cuenta que siguen un ciclo de 18 años, veamos qué cosas ocurrieron en años de eclipse de Sol en Leo:

• En 1927 el partido nazi congrega su primera manifestación masiva. Fue en Nuremberg y muchos ya veían venir lo que se avecinaba. Lo curioso de este ejemplo es que el final de la 2a. Guerra Mundial ocurre 18 años después. Es decir, año de eclipse solar en Leo. Surge un lider que, a no tardar mucho, va a poner patas arriba el orden anterior.

• En 1945, 18 años después, como acabo de indicar, acaba la 2a. Guerra Mundial y el final de Hitler. Ello supone la emergencia definitiva de Estados Unidos como poder hegemónico. 

• En 1963, 18 años después, acontece la muerte de Kennedy.

• En 1981, otros 18 años después, se producen los atentados contra Ronald Reagan y Juan Pablo II. Podríamos tomar estos hechos como señal de declive de Estados Unidos y de Roma, el poder terrenal y el poder celestial respectivamente. A partir de este momento otras figuras emergen, lo cual iremos viendo a partir de acontecimientos posteriores, como, por ejemplo, años después, cuando se funda Al Qaeda. Curiosamente, la fundación de Al Qaeda está consignada por la posición de Saturno en Sagitario, igual que ahora, 29 años después.

• En 1999, 18 años después, se produjo el siguiente. Estábamos en plena era Clinton. Recordemos que poco tiempo antes saltó su lío con Monica Lewinsky. Por lo tanto, 1999 fue un año de gran resaca. Sin embargo, ese año presenta un acontecimiento importantísimo: la derogación de la Ley Glass Steagall, vigente desde 1933, que servía para proteger al pequeño ahorrador de movimientos especulativos por parte de la banca de riesgo. Es decir, la ley buscaba proteger a los ahorradores de los especuladores. Por tanto, cuando Clinton suspende esta ley está cortándose la cabeza él solito, según entiendo. A partir de esta suspensión, los bancos empiezan a crear productos perversos y de dudosísima moralidad, como el caso de la estafa de las preferentes.

• En el 2017, 19 años después de esta derogación, la UE acaba de proclamar que la crisis derivada del crash financiero surgido a partir del 2008 ha finalizado. Si tomamos este último ciclo de 18 años (1999-2017) veremos que el año medio es el 2008, precisamente el año en que el mundo financiero nos hizo caer a todos.

• Lo que va a ir ocurriendo en el siguiente ciclo (2017-2035) dependerá de decisiones que se están tomando en este momento.

• Otra cosa curiosa es que este eclipse del 2017 va a caer al final del signo de Leo, justamente en donde Mariano Rajoy tiene su Plutón natal (y como es generacional, la indicación se hace extensiva a todos los personajes públicos de su quinta).

sábado, 29 de julio de 2017

El experimento español

España es un laboratorio en el que se experimenta con la democracia. Bien, en realidad el experimento consiste en ir aboliendo la democracia sin que nos demos cuenta (suponiendo que la democracia y el darse cuenta hayan existido alguna vez). Lo vemos, por ejemplo, en las aspiraciones soberanistas, en donde la falta de audacia por parte del gobierno español clama al cielo.

Al españolito de a pie se le está diciendo que un asunto tan delicado como el de la unidad patria no merece ser consultado, puesto que eso de ir a votar cada cuatro años es para cosas que no tienen importancia. Así pues, la democracia interesa para unas cosas pero no para otras. Interesa para lo superficial y estéril, pero no para aquello que puede llevar a cambios en las vidas de muchas personas. 

El españolito de a pie no dice nada. Es más, secunda la idea (sin él darse cuenta) de que el ciudadano (él mismo) ya no cuenta en las decisiones. Ni tan siquiera como mercancía electoral tiene el ciudadano el valor que debería tener. Esto lo vemos en el caso de Catalunya, en donde cientos de miles de personas llenan las calles cada año clamando por que en su país se pueda decidir si se quiere ser independiente o no. Lo que llama la atención es que el españolito no se extrañe de que el gobierno niegue a los catalanes el derecho a decidir, lo cual es como decir que no se da cuenta de que le están quitando a él mismo lo poco de democracia que quedaba (si es que la hubo alguna vez). Pues bien, es un empezar. Si a un españolito le parecen bien las políticas del gobierno de Madrid en relación al caso catalán, es que ya está a punto para que se le ignore completamente en ese tema y en todos los demás. Me pregunto yo ahora si el español que aplaude la intransigencia del gobierno es consciente de que estamos a un paso para que la democracia sea abolida sin que nos demos cuenta de la jugada.

Quienes dicen no querer ningún referendum (ni acordado ni sin acordar), y sostienen que los culpables de la situación creada son algunos políticos de adscripción independentista, no deberían olvidar que, antes de que los políticos empezaran a gestionar y a capitalizar lo que ahora llamamos "procés", el pueblo ya se había pronunciado a las claras y por su cuenta. Recordemos la respuesta popular ante la sentencia adversa del año 2010 contra el Estatut.

Ante estos hechos, el españolito que aspira a que su país sea una democracia debería secundar el anhelo de los catalanes, pues es la oportunidad mayor que tenemos ante nosotros para que, por fin, una democracia pueda funcionar en España. Es decir, que la ciudadanía se pronuncie acerca de si quiere de veras una democracia... o si prefiere un régimen similar al anterior, es decir, aquel en el que el dictador murió en la cama.

martes, 25 de julio de 2017

¿Filántropo o Misántropo?

Urano: ¿Filántropo o Misántropo?

A Urano se le relaciona con el cambio, la innovación, la revolución, la aceleración. Alrededor de la fecha de su descubrimiento acaecieron fenómenos muy significativos. Por ejemplo, la fundación de Estados Unidos, la Revolución Francesa y la Revolución Industrial. Para que todos estos eventos pudieran prosperar hacía falta un requisito común: la transversalización, entendiendo dicho vocablo como participación de diversos sectores sociales y económicos (con intereses diferentes) en las respectivas empresas. Esto quiere decir que estos eventos no se improvisan ni son obra de un furor del momento. Se puede improvisar una revuelta, pero no una revolución.

Este elemento -participación, transversalización- nos lleva a percibir el significado de Urano en nuestras vidas.
Urano es el progreso, la febril acción humana, lo que no para de moverse y que necesita de nuevos campos de experimentación. Urano es la ciencia, en la medida en que un hallazgo necesita de un mínimo de participación para que resulte en una obra útil. Por tanto, pues, Urano es el filántropo, el que apuesta por el cambio, la innovación, la confianza absoluta de que el hombre es capaz de desarrollar el oro que lleva en su interior.

Sin embargo, como cada principio, que lleva el anti-principio bajo el brazo, Urano también puede representar el misántropo, aquel que no confía en que el humano esté a la altura moral y ética de las ideas que proclama como revolucionarias. El Urano misántropo no confía en la especie, a la que considera mezquina, interesada, tendenciosa y corrupta. También, y por la misma razón, se vuelve paranoico. "El hombre es un lobo para el hombre" sería un lema que reflejaría la misantropía uraniana.

Más allá de la dicotomía entre filantropía y misantropía, Urano está relacionado con el mundo de los negocios, la libre empresa, la creatividad social, el liberalismo y la burguesía.

viernes, 21 de julio de 2017

Sieranevada


Acudo a la sala en donde se proyecta esta película sin saber nada del asunto. No tengo referencias del director, el rumano Cristi Puiu, ni de sus otras películas. Y ni tampoco del tema. Sólo sé que la película es más bien larga. Así, pues, ya tienen a este cinevisionario adentrándose en la oscuridad de la sala, presto a asistir sin prejuicios, sin expectativas, sin referencias. Pues bien, me encuentro con una historia compleja acerca de la cotidianidad de una familia, que bien puede ser representativa de la sociedad de Rumanía. La acción transcurre casi toda ella en un piso de unos 70 u 80 metros cuadrados. Teniendo en cuenta que hay como unos 25 personajes (o más), ya se pueden imaginar cómo será de abigarrado el ambiente.

Cuenta la historia de una familia bastante numerosa: abuelos, hijos y nietos. Están juntos, por decir algo, para despedir al patriarca recién fallecido. Es decir, se juntan con ese pretexto, aunque rápidamente vamos observando la complejidad de sentimientos, de experiencias y de ajustes de cuentas que unos y otros se tienen entre sí. Debo decir que la sensación que experimenté mientras veía la película es que el equipo de guionistas, junto con el director y los actores, se lo han trabajado muchísimo. No han dejado al azar nada, todo y que parece que haya cierta improvisación. Y es posible que pueda haberla, aunque lo cierto es que si la hay obedece a una intención muy precisa: retratar el estado de una sociedad, la rumana, en la que hay personas que han vivido la dictadura (los más mayores), el final de ella (los medio mayores) y el mundo post-comunista (los más jóvenes). Incluso se podría trasladar al caso español. De ahí que nos venga bien una película así para poder escuchar de boca de los personajes ideas que nos resultan muy cercanas y actuales.

Sieranevada me ha parecido una película excelente. Y más que excelente, notabilísima. No solo hay una trama, la que forma la madeja de emociones y pequeñas historias, sino que todo el transcurso de la historia está trufado por comentarios muy interesantes, gestos, ambientes y climas. Y todo parece que transcurre improvisadamente, pero, atención, hay un trabajo de fondo muy exhaustivo. Y también está llena de símbolos, que el espectador podrá decodificar aplicándolos a situaciones más cercanas y particulares. Es posible que Cristi Puiu haya hecho un homenaje a la sociedad rumana (y mediterránea en general) a través de una familia que lo reúne todo para que cada cual penetre en la trama a través  del personaje con el que mejor empatice.

Sieranevada me ha hecho pensar acerca de hasta qué punto las familias están más unidas por el dolor que por el placer de estar juntos. En este caso, el dolor es el plato de todos los días. Incluso la comida que están preparando, empezada a tomar cuando la película ya enfila el tramo final, se deja comer de forma tardía y con la familia puesta patas arriba. Es decir, la preparación de la mesa, que es lo que más ocupa la película, discurre en paralelo con las cuentas pendientes que unos y otros tratan de zanjar. Y ese intento, con resultados dispares y hasta desafortunados, desemboca en la prometida comida, que más que unir muestra la evidencia de una familia que permanece apegada a sus crisis. Y en esa comida que tarda en llegar, cuando llega, pone aún más en evidencia la variedad de mundos que hay en un piso tan pequeño y tan abigarrado de criaturas que tratan de intentar vivir mejor unos con otros. Por ejemplo, presten atención al papel que hacen las puertas de las habitaciones dentro de la casa, cuando unos y otros entran y salen de cualquier estancia. O, por ejemplo, la señora mayor, que durante el primer tramo de la película aparece con un gorro blanco, y que luego se quita. Pues bien, este poner y quitar alumbra del cambio de lugar dentro del sistema de la abuelita en cuestión.

Ignoro si el director dejó que los actores improvisaran. Es de suponer que sí, pero la sensación con la que me quedé es que tanto da si improvisaban o no, el resultado es de una lógica que parece que todo esté tramado al milímetro.

La publicidad de la peli la compara con el cine de Fellini o Berlanga. Y es posible que la comparación esté bien atinada. A mi me ha parecido singular e incomparable, aunque la pista es buena.

miércoles, 12 de julio de 2017

Producto español a punto de caducar

El espíritu secesionista catalán es un producto típicamente español. Lo que quiero decir es que los catalanes son pactistas y negociadores. Sin embargo, la contraparte, los gobiernos de España, no lo es. Ello lleva a situaciones como la que estamos viviendo.
En Catalunya estamos viviendo una fase pre-determinante. Pongo lo de pre porque a partir de aquí a poco el rival de Catalunya ya no será la actitud habitual del gobierno español. El rival a habilitar es la UE (y sus contradicciones). Y hay una razón que nos viene que ni pintada, pues la UE, en horas bajas, necesita, o necesitará en breve, rehabilitarse ante la opinión pública. Ello quiere decir que la UE no puede dejar que un asunto se vaya cronificando o, lo que es peor, que la independencia se produzca unilateralmente, no sea que se convierta en un mal precedente para otros países.

La actitud del gobierno catalán, tanto los gabinetes liderados por Puigdemont, por Mas o por Maragall, ha sido ir poniendo al gobierno español cara a cara con sus propias contradicciones. Lo que está sucediendo, en cuanto a actitudes, es un calco de lo acontecido en 1898, que dio lugar a la pérdida de los restos del Imperio español de ultramar. Ahora, además, estamos en otra coyuntura. Esta coyuntura es que estamos en la UE, y que ésta no puede permitir que se llegue al extremo de una proclamación unilateral, pues ello daría lugar a ese mal precedente que habría que evitar. Más que nada, para que el corral de países que forman la UE no se ponga de patas arriba, pues ello daría un lugar a un desgobierno mayor que el que hay ahora.

Por tanto, pues, entiendo que en la próxima estación el desafío será aplicar la estrategia sobre la UE. Una vez puestos en evidencia las debilidades, miedos y contradicciones del gobierno español, el soberanismo catalán proseguirá con las contradicciones de la UE, de tal manera que se provoque, si se produce la declaración unilateral, una respuesta que dote a la UE del arbitrio y prestigio al que aspira. Ante la crisis europea, políticos y altos funcionarios que viven de la UE no querrán seguir perdiendo poder.

Así, pues, excepto que suceda el milagro de un referendum acordado, el gobierno catalán, tras el referendum del 1 de octubre, proclamará la independencia unilateralmente. Y si el referendum no se llega a celebrar, la proclamación seguirá adelante. Con o sin referendum, excepto que ocurra el milagro, vamos hacia la unilateralidad. A partir de este hecho, la dinámica habitual de los habrá sido superada. Por consiguiente, el proceso catalán se apresta a cerrar una etapa que se inició en el 2010 y a iniciar una nueva a partir de ahora (en concreto, a partir de final de agosto de 2017).

Acabaré este artículo haciendo referencia al sentimiento patrio de los españoles, el cual es muy respetable. Lo que está sucediendo en Catalunya es un conflicto entre instituciones, en sus visiones y proyectos, no entre pueblos. Esto lo digo por algunos comentarios que me llegan por parte de estimadas personas, españolas de sentimiento, que interpretan que los catalanes vamos en su contra. En realidad, el asunto es un desacuerdo con lo gubernamental e institucional.

martes, 11 de julio de 2017

La Via Lactea

¿Puede la realización de una película servir de justificación para que Emir Kusturika y Monica Bellucci puedan pasar más tiempo juntos?

Justo acabo de ver la última película de Emir Kusturika. Llego a la conclusión de que En La Via Lactea es la excusa que Emir Kusturika utiliza para estar el máximo tiempo posible con Monica Bellucci. A parte de ello, me pareció larga, pesada, inflada, vacía. O más que vacía, si es que algún valor quiere transmitir, En La Via Lactea sepulta lo bueno que podría decir en una parafernalia de trucos estéticos, en un intento por acercarse al maestro Federico Fellini por parte del bueno de Emir. Y a fe que se acerca, claro, pero sólo por fuera. Lo mejor, por supuesto, es la actuación de Monica Bellucci que, a parte de por su sola presencia, levanta el ánimo de este cinevidente aburrido.

domingo, 9 de julio de 2017

Especularidad: Noviembre 2017

La situación que se va a dar a finales de octubre y principios de noviembre de 2017 la estamos teniendo ya. Es un espejo que refleja la dinámica social y colectiva para una época dada. Digamos que lo que va a venir este otoño se está fraguando desde hace tiempo.

De momento, y mientras no llegamos a octubre, tenemos ante nosotros esta posición planetaria. A mi entender, esta combinación explica mucho de lo que está ocurriendo en todo el mundo. Vayamos por partes.

Según vemos en el gráfico, tenemos ahí una conjunción entre Saturno y Pholo. Saturno tiene que ver con la ley y Pholo, con los nuevos negocios surgidos de internet, en donde hay mucho de virtual y de especulativo. Esta conjunción entre Saturno y Pholo está en la carta natal de George Soros. Por ejemplo, una de las actividades que más han prometido riqueza son los cursos relacionados con la especulación financiera, lo cual ha sido favorecido exponencialmente con el auge de internet.

Esta conjunción entre Saturno y Pholo recibe una cuadratura de Quirón. Quirón representa a los políticos que surgen en el mundo a partir de la muerte de Kennedy. Es decir, una tipología que ya no tiene nada que ver con la jupiteriana, que es con la que la tradición designaba al personaje público. El político de hoy es especulativo, especulador, especulado, sujeto a erosión y a escarnio público, etc... Por consiguiente, nada que ver con Júpiter. Pues bien, esta cuadratura describe la política como algo que obstruye y dificulta la solución a los problemas. A menudo esta obstrucción viene revestida de conflicto legal, o comercial, o financiero, o identitario. Es decir, la burocracia política se nos muestra totalmente incapaz de comprender, de interpretar la realidad y de actuar correctamente, entre otras cosas porque esta burocracia política piensa únicamente en términos de la mano que mece las cunas respectivas del tinglado de cada partido político.

Por suerte, tenemos ahí a Urano aspectando positivamente a la conjunción entre Saturno y Pholo. Ello quiere decir que el mundo que avanza lo hace aprovechándose de las contradicciones del sistema, del caos burocrático y, por consiguiente, de forma alegal. Con alegal quiero decir que refiere a actos que no están contemplados aún por lo legal y que, por tanto, no pueden ser ilegales. 

Es alegal la acción libre, la naturaleza misma tal y como es. En el devenir humano, lo alegal es furor, innovación, progreso, audacia, evolución y hallazgo de soluciones inesperadas e incatalogables.